El legendario maestro del street art ha vuelto a hacer una de las suyas. El viernes pasado en Nueva York se realizó una subasta de una copia de la famosa Girl with Balloon de Banksy. La pieza había sido vendida por 1.4 millones de dólares en la famosa casa subastadora Sotheby’s. Pero los asistentes se llevaron una sorpresa cuando, casi inmediatamente después de cerrarse la subasta, empezó a sonar una alarma y la pintura se destruyó.

Aparentemente Sotheby’s no estaba enterada de esta travesura clásica del estilo de Banksy, quien es conocido, además de por su elusividad, por sus posturas antisistema.

Por otro lado, el mundo del arte moderno es tan particular que se ha apropiado de la destrucción de la pintura. Como dice Alex Branczik, director del departamento de Arte Contemporáneo de Sotheby’s, “estamos viendo qué significa esto en el contexto de una subasta. La destrucción ahora es parte integral de la obra de arte”. El acontecimiento importa mucho más que la belleza de la obra.

Información reciente sugiere que la pintura ahora valdría el doble, lo cual ha generado todo tipo de teorías de la conspiración que señalan que Sotheby’s debió de haber estado enterada de lo que iba a suceder, ya que debe de haber examinado la pintura a detalle. De confirmarse, esto sería una muestra de lo que cada vez resulta más evidente: el arte contemporáneo es una farsa multimillonaria.

El mismo Banksy grabó un video explicando cómo había colocado un “shredder“, un mecanismo para hacer trizas la pintura. ¿Sotheby’s se dio cuenta de esto y dio su propio golpe maestro fársico capitalista? ¿O hay algo aún más siniestro?

 

Comentarios